El gran salto para crear una gran comunidad al rededor de nuestro negocio en las redes sociales

Posted on 27 enero, 2012

0


“Escuchar, Participar, Interactuar, Ayudar. Esencial en la labor de las marcas en las redes sociales”

Para este 2012, las empresas y marcas se han propuesto construir una fuerte comunidad alrededor de ellas tras haber tenido un acercamiento y en muchos casos, buenas experiencias con los medios sociales durante el pasado año. Se han dado cuenta que la creación de una comunidad alrededor de sus marcas es algo más que promover simples mensajes de carácter promocional y que cuando se hacen las cosas bien, todo el proceso de ventas se beneficia de ello.

Sin embargo, no todas las empresas saben cómo empezar la construcción de esta comunidad alrededor de sus negocios o marcas. Megan Berry en un interesante artículo para Mashable, destacada algunos consejos que las empresas deben tener en cuenta a la hora de dar el gran salto e iniciarse en la verdadera aventura de los social media.

Observar antes del gran salto. El primer paso es la observación, hacer mediciones en línea para ver dónde están hablando de nuestra marca o negocio en caso de que así sea, o en qué lugar encontraremos nuestro nicho de mercado, público objetivo o potenciales clientes. No todas las redes son válidas y si no evaluamos bien en cuál debemos mantener una mayor presencia o intensificar nuestros esfuerzos, a la larga podría influir o conllevar a no obtener los beneficios que esperamos. Tampoco debemos sufrir un ‘ataque de ansiedad’ y abrir cuentas en todas las redes sociales. Lo mejor, centrarnos en una o dos, aquellas que sean más aptas para nuestro negocio o marca y esforzarnos en ellas.

Conoce a tus usuarios y seguidores. Una vez que tenemos decidida cuál será la red social en la que deseemos dar el gran salto, debes conocer a los usuarios que hay en ella. Las relaciones deben ser bidireccionales pero no debemos comenzar a seguir desesperadamente a todo el que se cruza en nuestro camino, sino hacerlo de forma estratégica y selectiva en función de nuestros objetivos y prioridades. Podemos utilizar diferentes herramientas y opciones para encontrar temas relacionados con nuestro negocio, analizar conversaciones, competidores, etc…, y comenzar a seguir personas interesadas en lo que verdaderamente podemos ofrecerles.

Sin prisa pero sin pausa. Las prisas no serán el mejor compañero en esta aventura. Una comunidad no se construye de la noche a la mañana. Lo ideal es conocer de forma consciente quienes la componen, como reaccionan o se comportan y dejar de preocuparnos por la cantidad o el volumen de usuarios, fans o seguidores.

La paciencia y constancia como virtud. Para lograr crear una gran comunidad entorno a nuestra empresa, marca o negocio, será sin duda necesario llenarnos de paciencia sin olvidar la constancia del trabajo continuado. La evolución en esta aventura nos hará transcurrir por diferentes etapas y fases sobre las cuales, tendremos que afrontar todo tipo de retos y objetivos. La idea es establecer unos cimientos sólidos y estables por lo que hemos de ser conscientes de que no podremos plantearnos altas expectativas al comienzo de nuestra andadura.

Calidad no cantidad. Así es ¿De qué nos sirve tener miles de seguidores si no les conocemos, no generamos reacciones o no interactuamos de forma efectiva con ellos? El número de seguidores puede ser un importante indicativo de nuestro éxito en las redes sociales, pero ello no debe excluir que podamos mejorar las relaciones y los vínculos establecidos con todos ellos. Debemos ganar su confianza en base a la transparencia, la humildad y las buenas prácticas en nuestras relaciones o conversaciones para que nuestra masa de fans continúe aumentando por sí sola gracias a nuestros propios seguidores.

Sin miedo Experimentar. Una comunidad nos permite experimentar, incursionar y probar cosas nuevas, sobre todo durante los primeros pasos. Aun así debemos de ser conscientes de que cada acción que realicemos puede generar reacciones en consecuencia. Sin embargo, esto no debe provocarnos inseguridad  o miedo a la hora de experimentar o innovar siempre que con ello no se corran grandes riesgos, así que debemos sacar buenas ideas de todas partes y ponerlas en práctica para ver cómo son recibidas por la comunidad.

Utiliza todas las conexiones posibles. Jason Keath, el director general de Social Fresh, nos hace un recordatorio muy interesante en este sentido: “Las listas de correo electrónico suelen ser desaprovechadas a la hora de utilizarlas para preguntar a nuestros contactos o clientes si querrían estar en nuestra comunidad”. Debemos aprovechar todos los canales posibles para atraer a nuestros clientes actuales. Para ello, es importante comprender la importancia de la integración d elementos como los iconos o vínculos sociales en todos los ámbitos y soportes posibles de nuestra empresa o negocio.

Escuchar, Participar, interactuar, ayudar. Si hemos dado el gran salto para mantener una fuerte presencia en las redes sociales y crear una fuerte comunidad alrededor de nuestro negocio, no sólo podemos limitarnos a ser simples espectadores.  El número de seguidores no es importante por sí mismo, una gran cantidad de fans no implica que nuestra comunidad goce de una salud excelente. Necesita de nuestra participación e interacción constante. Escuchar es importante, pero también lo es el que podamos aportar realmente un valor a nuestra comunidad ofreciendo respuestas a las preguntas y soluciones a los problemas planteados. Todo ello finalmente y puesto en práctica de forma eficiente, tendrá una repercusión positiva sobre nuestro negocio, la lealtad de nuestros clientes y las propias ventas.

Personalidad. Nuestra comunidad debe dejar de lado los protocolos desmedidos. No debemos ser aburridos. Es mejor imprimir un carácter cercano y amigable donde las conversaciones se generen de forma abierta, distendida y de forma transparente.

Análisis, metas y objetivos. Estos son quizás algunos de los aspectos más importantes que no debemos dejar olvidados. Las métricas e indicadores serán nuestros aliados a la hora de establecer o tener constancia del buen funcionamiento y marcha de nuestra comunidad. Pero también debemos señalar que establecer metas y objetivos nos servirá para definir el camino que deseamos recorrer para que nuestra comunidad en las redes sociales siga creciendo. Si hemos decidido dar el gran salto, hemos de tenerlo en cuenta sin que ello suponga una barrera para continuar nuestra aventura. Los resultados llegarán tarde o temprano aunque inicialmente no parezcan perceptibles, por lo que tampoco es recomendable obsesionarnos con los resultados que podamos generar tras nuestros primeros pasos.

Fuente: http://www.puromarketing.com/

Anuncios
Posted in: Social Media