6 Reglas que deberías romper si buscas escribir un contenido atrayente

Publicado en 29 febrero, 2012

0


A diario circulan a nuestro alrededor cientos de posts, de muy diversa índole y naturaleza; todos ellos tienen un objetivo en común: atraer al lector, ser devorados por las ansias del conocimiento. No supone un trabajo fácil el de escribir día a día, hacerse un hueco entre la cada vez mayor competencia, para llegar hasta una audiencia cada vez más exigente, que es al final quien decide si el artículo que con tanta dedicación has creado merece la pena leer hasta el final.

Si aún así estás dispuesto a asumir el reto de iniciar la escritura de un nuevo post, al menos ten en cuenta las normas básicas que debes romper:

Dirígirse a la audiencia en tercera persona. Trata de usted al interlocutor, mantén la distancia, no muestres cercanía en el trato, debes adoptar una postura de superioridad, digna de todo orador que se precie; ten en cuenta que vas a exponer tus conocimientos, a adoctrinarles sobre un tema sobre el que constituyes una máxima autoridad, por ello tu audiencia te debe respeto.

No buscar empatizar con el lector. Recuerda, no es tu amigo, sino una persona interesada en tu gran disertación sobre el tema, por ello no debes pretender mantener su interés a lo largo del discurso, el tema que tratas es ya lo suficientemente interesante como para conseguir tu objetivo.

Utilizar un tono impreciso. Plantea el tema en general, de modo abstracto, utilizando verbos impersonales del tipo “se debería hacer…” “pudiera ser que…” No seas resolutivo, tu función es la exponer la situación, plantear hipótesis, no la de aportar soluciones ni dar consejos.

No utilizar ejemplos ni aclaraciones. Tu doctrina está dirigida a las más altas esferas del conocimiento, ese tipo de público no precisa que le expliques tus ideas de forma clara y concisa. No corresponde a ti el trabajo de hacerte entender.

Utilizar todo tipo de tecnicismos lingüísticos. Haz alarde de tus amplios conocimientos sobre el vocabulario y recurre al uso de términos y expresiones que no sean propios del habla coloquial. Tus creaciones han de ser similares a los dogmas de fe, constituyendo escritos dignos de pasar a la posteridad, por esta razón es de suma importancia cuidar al máximo el estilo y la terminología utilizada.

Utilizar largos y complejos párrafos para desarrollar tus ideas. Huye de las enumeraciones y puntualizaciones sobre ideas clave, lo ideal es que te explayes en cada punto, incluyendo elementos complementarios de segundo o tercer orden, cuanto más extendida sea tu oratoria, mayor valor tendrá para tu audiencia.

Estos son algunos de los puntos clave que espero que nunca cumplas, con esta postura no conseguirás nunca llamar la atención de tu interlocutor, empatizar con él para conseguir captar su interés.

Fuente: http://www.puromarketing.com/

About these ads
Posted in: Social Media